Inicio » Inspírate » Reportajes » Volviendo a las raíces

Volviendo a las raíces

La greda, el mimbre y la restauración son muy importantes en la decoración y ambientación de espacios, ¡descubre sus respectivas historias con los mejores referentes!

Restaurador Hogar Decoración

LA GREDA / POMAIRE

VIVIANO CONCHA

Greda Decoración Hogar

Oriundo de Pomaire, Viviano Concha, más conocido como don Cholo, se sienta todos los días en el torno de su taller a trabajar con greda. Eso sí, no antes de las 18.00 – 19.00 hrs. Aproximadamente, ya que de día trabaja como campesino en un fundo cercano al pueblo. Su edad exacta es una incógnita, pero desde hace más de 40 años que la creación de productos de greda es su hobby y pasión. De precios no sabe nada, su hija se encarga de eso, él sólo pone sus manos a crear.

Don Cholo es el primero de su familia en dedicarse a esto, tal como asegura, aprendió “de puro intruso”, simplemente observando a su cuñado. “Cuando se iba a fumar un cigarro o iba a almorzar, me adueñaba del torno”… Así empezó todo.

Todo lo hace a la perfección, desde las muy bien conocidas alcancías de chanchitos hasta fuentes para cocinar. Si bien siempre ha sido un trabajo rentable, reconoce el aumento del interés por las fuentes de greda hoy en día. Y es que este material está muy de moda: ya sea en elementos decorativos; bandejas de aperitivo; platos para una parrillada; o fuentes de gran tamaño para preparar exquisitas recetas…  Es un material  infaltable en toda casa y especialmente en la cocina.

Cada cierto tiempo llegan camiones con greda extraída de los cerros de Pomaire, pueblo ícono de esta materia prima, y así muchos artesanos al igual que don Cholo hacen cotizados elementos en sus respectivos tornos. No hay razones para aburrirse un sábado, este místico poblado recibe cientos de turistas que buscan encantarse con algo tan antiguo y a la vez moderno como lo es la greda.

Greda decoración hogar

EL MIMBRE / EDMUNDO PRADENA

CHIMBARONGO

Mimbre decoración hogar

Extraído del sauce, el mimbre se ha convertido en uno de los principales materiales de nuestra artesanía por su calidad y durabilidad y hoy es, sin duda, un gran ícono a la hora de decorar y ambientar espacios.

Con el afán de aprovechar estas ventajas, Alejandro Pradena, destacado artesano de Chimbarongo –cuna del mimbre en Chile- decidió crear su negocio y así nació Artesanía Pradena, hace 45 años, como un pequeño lugar de venta de muebles de este material. Sin embargo, con el pasar del tiempo, sumado al espíritu innovador y emprendedor del equipo, se ha convertido en uno de los locales más importantes de Santiago y del país de entre los que se trabaja el mimbre. Desde hace 43 años que trabaja “codo a codo” junto al maestro artesano Juan Amaya.

Alejandro no sólo diseña y hace, sino que también repara. Debido a su versatilidad, cuenta con “una clientela” que no falla, más la espontánea que se encanta con cada producto para armar la terraza, ubicar un baúl de esta materia prima  en la pieza de los niños, o cuántas ideas de ambientación y decoración existan.

Sin lugar a dudas, él es un referente en este tema y se ha encargado de mostrar las ventajas de este  material a la hora de construir y diseñar muebles para la casa, decoración de ambientes y el uso de éste como la materia prima principal en creaciones artísticas, en su concurrida tienda de Ñuñoa.

Mimbre decoración

RESTAURADOR / RODRIGO MIRANDA

BARRIO ITALIA

restaurador decoración hogar

A pesar de que nunca lo pensó, Rodrigo Miranda terminó en lo mismo que su padre Eliecer, quien fue restaurador durante toda su vida en el mismo taller que hoy ocupa su hijo en la calle Caupolicán 414-C, Providencia. Sector bien conocido como “Barrio Italia”.

Si bien desde muy chico Rodrigo ayudaba a su papá los fines de semana, nunca miró el oficio como algo que le gustaría hacer por el resto de su vida, sin embargo, hoy está feliz, es más, no lo define como un trabajo sino como “un hobby”, ya que goza con cada pieza que debe restaurar. Al igual que nuestros otros personajes, aprendió del oficio observando.

Quienes se dedicaron a las antigüedades y restauraciones durante la década del 70 se ubicaron en la calle Caupolicán y ellos fueron los que descubrieron el potencial cultural de este barrio, entre quienes destaca Eliecer. Cuenta Rodrigo, que cuando su papá empezó con el taller no eran más de cinco restauradores los que trabajaban ahí, hoy son cuadras con diversos artistas, diseñadores, comerciantes, talleres mecánicos, anticuarios y restauradores.

Desde los inicios que éste ha sido el sustento familiar, pero Rodrigo está consciente de la moda de los muebles y elementos decorativos restaurados. Es parte de la decoración y ambientación de hoy en día. Quienes investigan y saben cómo decorar espacios, no tienen duda alguna de que debe haber uno o varios elementos que den el toque vintage.

Rodrigo Miranda se caracteriza por ser minucioso y perfeccionista en su labor  y sostiene que hay pocos maestros que hacen restauraciones tan bien como ellos –trabaja en equipo- y eso es lo que los ha llevado a tener la cantidad de clientes con los que cuentan hoy.

restauración decoración hogar